21/11/12

El karma y el infierno segun La Princesita

Yo soy de esas personas que quiere creer en el karma, y digo quiere creer porque no lo tengo yo muy claro, con estos ojitos he visto como gente muy mala vive superbien y como gente muy buena pasa por verdaderos dramas, así que en esta vida el karma no funciona como tal... pero claro, lo que hay después de la muerte no lo sabe nadie, y ahí es donde yo pongo todas mis esperanzas.
La gente que ha sido buena durante esta vida vivirá en un mundo bellísimo rodeado de comodidades y gente que le quiere, pero los que han sido malos... ¡los que han sido malos irán al infierno!
Y yo el infierno me lo imagino así...

El infierno by La Princesita

En el infierno siempre es lunes, cada día cuando te levantas tienes esa sensación de que el fin de semana está lejísimos, te duele el cuerpo porque los colchones siempre son de muelles y tienen algunos saltados, y has pasado frío porque los edredones no son de plumas.

Allí siempre te levantas con el pelo encrespado, y que sepáis que en el infierno ninguna peluquera sabe echar las mechas ni te corta como le pides, así que el pelo siempre es un desastre.
No existe el tapaojeras, así que siempre luces like a zombie.

Te metes en la ducha, ¡oh no!, en el infierno el agua siempre sale o fría o ardiendo, ¡auch! las toallas siempre rascan y de hecho son esas que apenas secan y tienes que estar 3 horas, como con el secador, que son de esos to flojillos que pa secarte una melena medio normal tienes que estar 3 horas mas.
Te pones tus zapatitos y... ¡oh, siempre aprietan! todos los zapatitos en el infierno hacen rozaduras, de esas molestas y pequeñitas que te hacen la vida imposible. Los calcetines solo existen en blanco.
Las etiquetas de la ropa no se pueden cortar, ni siquiera las de las braguitas, esas en las que vienen un libro mas grande que la braguita en si, y que rasca como si la hubieran impreso en esparto.

Metes tu taza de leche en el microondas... y siempre está en grill, cuando sacas la taza está ardiendo, te quemas los deditos, pero la leche está fría... grrr!
Las tostadas siempre se quedan frías y la mermelada es de la mala, de las del Mercadona light que no hay manera de sacarle sabor, allí hay que comerlo todo light porque todo engorda muchísimo, ¡hasta la lechuga engorda!

Sales de casa y cierras tu puerta, ¿sabeis que? en el infierno todas las puertas son de esas que tienen truco, de esas que dices, tengo que empujar la puerta para dentro y girar a la vez la llave, mientras la saco un poquito hasta que coja el punto... pues eso con todas las puertas, una y otra vez.

Los coches nunca arrancan a la primera y siempre tienen los cristales empañados, además no tienen ni dirección asistida ni aire acondicionado, claro, sino no sería un verdadero infierno. Además nunca hay aparcamiento en ningún sitio, y cuando encuentras tienes que subir a un descampado que no tiene rampa, pero si muchos agujeros

Cuando llegas al trabajo, que por supuesto no te gusta, tu jefe que es el tipo mas gruñón del mundo siempre te manda a hacer algún recado fuera, para que vuelvas a coger el coche y odies el mundo en general y a tu jefe en particular, que ya te ha regañado por llegar tarde.

Para comer siempre hay acelgas, o brócoli, o callos y el postre siempre es fruta, mas concretamente una de esas manzanas que no tienen sabor o sandía cuando sale arenosa...

La siesta no existe, la merienda tampoco.

Y en el infierno no te puedes dormir en el sofá porque siempre hay alguien que te empuja a la cama, y te da la noche... ¡vete a la cama, vete a la cama, vete a la cama! y al final te pones tus zapatillas que chancletean siempre, tu pijama cuyos elásticos aprietan y te metes en tu cama llena de bultos por los muelles saltados del colchón,  pasando frío porque tu edredón no es de plumas mientras oyes llover fuera, porque por supuesto, en el infierno siempre llueve.

16 comentarios:

Dumbo dijo...

MÁS NO ME PUEDE GUSTAR ESTA ENTRADA! :)

Perla Hachuel dijo...

Ay, Priiiiiiiiiiiiiiin! no me puede gustar más... jajajajajjaja!

Ire dijo...

Qué pasada de post, solo espero que las cositas malas que haya hecho hasta ahora no cuenten porque a partir de este momento pienso ser siempre un solete, no quiero ir al infierno!!

marina pérez oncala dijo...

jajaja, buenísimo

desde luego ese sería mi infierno.... espero que me perdone y no me lleven nunca alli!

Amets dijo...

Jijijiji... Vaya infierno maja...lo de pasar frío en la cama es lo peorrrrr

Vilka dijo...

Mirale el lado bueno, como llueve tanto, todo será muy verde. Yo me cambiaba con tal de no ver los tristes y secos paisajes de Castilla la Mancha y el calor infernal de Madrid...

cara tortuga dijo...

Yo tb soy de las que quiero creer en el karma, pero desde luego si el infierno es así voy a ser más buena que el pan ^-^
Me ha encantado la entrada, parece un cuento :)

Kiri and Carla dijo...

Uala Meri, peaso de entrada! La he disfrutado muchísimo, has olvidado decir que en el infierno hay que ir al gimnasio cada día y cuando te dicen que ya sólo quedan 5 abdominales siempre le suman más después!

Kaos Kittie dijo...

Hacía tiempo que no leía algo que me gustara tanto. ¡Te sigo!

Eva de andar por casa dijo...

XDDDD que puntazoooo!!! Me partío con lo del microondas en modo grill!!! jajajajaja

Mariam Shelby dijo...

Uff vaya entrada!!! Espero estar haciendo las cosas muy bien porque yo no quiero ese infierno ni soñando :(

Besitos

Tati dijo...

Me encantó esta entrada!! Y me gusto mucho tu blog, tienes escritos que son geniales.
Te sigo :)
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Hoy viernes, una amiga mía y yo hemos estado pensando que en el infierno de la princesita, una vez al año podría ser viernes. Como te levantas mas contenta , decides ponerte falda, pero te das cuenta que no te has depilado y te puedes hacer trencitas en las piernas. Asi que te pones unas medias, de estas que pican, te aprietan las pintas de los deditos y encima no te suben hasta arriba, por lo que tienes que ir subiendotelas cada poco. Después del viajecito del infierno a tu trabajo, nada mas poner un pie en la oficina te baja la regla (un viernes!) y no tienes para cambiarte, y encima te has traido la falda blanca. Y ahi estas tu, con tus pelos, tus zapatitos que aprietan, las medias caídas, la falda manchada y con un estrujante dolor de barriga!.

Sand dijo...

Me ha encantado tu infierno... Espero no ir allí nunca, porque vivir allí tiene que ser lo más espantoso que exista en la otra vida :-)

Anónimo dijo...

jajajajajajajaja genial, un abrazote de mariposa

www.ladyblues.over-blog.es

colchones muelles dijo...

jajajaja muy divertida. Me ha gustado mucho esta entrada!