29/5/14

¡Mousse de mojito! [receta]


Hoy os traigo un experimento que hice el otro día y salió bien, cosa que no siempre pasa en la cocina, pero oye... ¡el que no juega no gana, y yo gané!, jijiji
Había hecho un par de veces esta deliciosa receta de tarta de limón, en mi casa tenemos un horno que parece de juguete, así que empecé a buscar recetas que no necesiten horno y di con ella, está increíble y es muy fácil de hacer, con lo cual ha pasado a formar parte de mis recetas comodín.
Pero el otro día tenía en la casa mucha hierbabuena, me encanta como huele al abrir la nevera, e irremediablemente me recuerda a mis amados mojitos... así que al venirme el olor pensé que podría probar a modificar la receta de esa tarta y convertirla en mousse de mojito, y al lío que me puse.
Os explico como se hace para que podáis sorprender a vuestros próximos invitados con esta delicia, ¡Porque mamma mía que bueno estaba!

Ingredientes:
1 paquete de galletas María
100 gr. de mantequilla
350 gr. de queso crema
200 gr. de azúcar moreno
300 gr. de nata para montar
45 gr. de azúcar glass.
El zumo y la ralladura de dos limones.
1 sobre de gelatina neutra (10 gr.)
Unas hojitas de hierbabuena
Un chorreoncito de Ron

¿Como la hacemos?
(Antes que nada yo meto el bol y las varillas de montar de mi batidora en el congelador, luego es más fácil montar la nata, que lleva en la nevera desde el día anterior)

Primero preparamos la base de galletitas, así que cogemos las galletas y las machacamos hasta que sean polvito, cuando estén todas, cogemos la mantequilla a temperatura ambiente y la mezclamos hasta que queda como una pasta tipo cemento, colocamos en la base de nuestros tarritos un pegote y la aplastamos con el dedo hasta que quede compacto en el fondo. Metemos los tarritos en el frigo mientras hacemos el resto.

Mezclamos en un bol el queso de untar con el azúcar moreno hasta hacer una pasta, rallamos y exprimimos los dos limones y lo añadimos todo a la mezcla, ponemos unas hojas de hierbabuena y batimos con la batidora normal (la de cuchillas).

Montamos la nata, esta es la parte delicada para los que no somos pros de la cocina, tiene que estar todo frío, la nata, el bol y la batidora, sino no se monta. Primero lo ponemos a una velocidad media y luego mas rapidita hasta que veáis que se hacen picos, yo añado después el azúcar poco a poco mientras bato a máxima velocidad.

Ahora toca mezclar las dos cosas que tenemos, así que con la espátula vamos cogiendo palitas de nata y la vamos mezclando con la mezcla del queso, poco a poco removiendo en círculos, para que la mezcla no se baje

Ponemos un cacito en el fuego y echamos unas 8 cucharadas de la mezcla que acabamos de hacer, y a fuego lento le añadimos el sobre de gelatina y removemos todo el rato hasta que veáis que se ha disuelto del todo, alrededor de unos 5 minutos.

Incorporamos poco a poco esta minimezcla a la supermezcla, y añadimos un chorreón de ron, eso ya al gusto, depende de lo contentos que os queráis poner, removemos bien hasta que la pasta sea homogénea y la vamos vertiendo en los tarritos que habíamos metido en la nevera con la base de galleta.

Dejamos enfriar en la nevera todo hasta el día siguiente para que coja textura

Y cuando os la comáis acordáos de mi y lo gordapapa que soy que encuentro una receta deliciosa y super calórica y le añado aun más calorías, porque yo soy así, una gorda de corazón a.k.a  disfrutona



2 comentarios:

Veronica Perez dijo...

Menuda pinta!!! El aspecto es tremendo!
Bss!
Nika

Anónimo dijo...

Intentare hacerla Uhmmmm