17/10/10

Trenzas de espiga

A veces hay gente que me pregunta: ¿pero que no sabes hacer?, cuando pongo algo nuevo en el blog de técnicas distintas al lápiz. Y si, digo técnicas por que para mi son eso, mi fin es hacer cosas bonitas, y ya sea cocinar, coser, pintar o poner parquet no dejan de ser mas que técnicas para conseguir un fin, hacer algo bonito.
Bueno, yo soy bastante habilidosa desde chiqui, además como soy un poco (si lo pongo así le quito hierro al asunto, ejem) cabezona, suelo aprender con bastante facilidad las cosas que me propongo, también hay que decir que no soy superdotada ni un genio en potencia, así que tiendo a elegir técnicas fáciles de las que me veo capaz de aprender.
Dicho ésto, tengo tendones de aquiles que me ponen de malhumor, hay cosas aparentemente sencillas que se me dan realmente mal, o que me ha costado trabajo aprender, cosa que me da coraje, cuando entiendo la teórica y no me sale la práctica. Eso es un rollo.
No voy a hacer un listado de las cosas sencillas que se me dan mal (que son muchísimas), pero hoy comentaremos un triunfo sobre mis derrotas personales.
Las trenzas de espiga.
He mirado tutoriales por YouTube, he observado detenidamente fotos, he entendido como va, pero a la hora de hacérmelas...dios, ¡que fracasos!
Me llevo haciendo trencitas varios meses, y salían bastante chuchurrías*, pero bueno, día a día parecía que iban saliendo mejor, feillas, pero mejor, ya os he explicado que a cabezonería no me gana nadie (ah, no, que había dicho que era "un poco" cabezona, ups), así que yo no he parado mi intento de triunfar con mi pelo y ahí he seguido, hasta que hoy... ¡voilà! ¡de repente me salen perfectas!, bueno quizás perfectas, perfectas no, pero por fin mis manos parece que han entendido como va la cosa, y ya no voy mal peinada, así que aprovecharé ahora que están tan de moda para hacérmelas, ya que como sigo teniendo un aspecto un poco "duro", estos peinaítos igual ayuden a endulzar mis pintas! jijijiji

¡Un hurra por este peinado tan dulce y tan bonito! ¡hip, hip, hurra!

*chuchurría/o es una palabra que a mi me encanta del andaluz, a la que no pienso renunciar. Para los no andaluces, chuchurrío quiere decir torcido, malhecho, una porquería, vaya.

7 comentarios:

Kiri and Carla dijo...

Olee, enhorabuena! las trenzas de espiga son taan chunguillas de hacer... y lo peor... que si tardas mucho perfeccionando se te duermen los brazos! XD un beso!***

Tamara dijo...

Pues será cosa de insistir, porque yo ya las he dejado por imposible. No hay manera de que me salgan :(
http://www.peinados-de.com/wp-content/uploads/2009/05/peinados-trenzas-francesas.jpg
flipa con estas!

Felipe dijo...

jajajajajajajaa!! a mi tb me encanta decir "chuchurrío". En la mancha tb se estila ese término!
Qué bonito dibujas, niña!

noemozica dijo...

en catalufilandia tb utilizamos lo de chuchurrío!! jeje
(y a mí estas trenzas me sale hacérselas a las demás, pero a mí misma... no hay manera!!) :(

Lidia dijo...

Yo tampoco lo consigo, y mira que me encantan ehh! a ver si nos das trucos

anuska dijo...

con lo difíciles q son de hacer... olés!!! para la princessita!!!

Pirusca dijo...

Pues si, sobre todo hacerlo en uno mismo suele ser lo más difícil. Ahora tienes que ponernos una foto para que veamos lo bonitas que te quedaron.