1/5/14

La crisis de los 30 aquí, y yo con estos pelos



El año pasado cumplí la treintena tan tranquilamente, de hecho lo hice con mucha ilusión, a mi me gusta cumplir años y siempre he estado segura de que entre los 30 y los 40 haré cosas superimportantes y superguays, además es un número muy bonito, así que yo no sentí esa famosa crisis que atormenta tanto a la gente de veintitodos, que no quieren dejar de ser adolescentes, cuando ya hace mucho que dejaron de serlo...

A mi ese tipo de crisis no me ha pillado, yo nunca he querido volver a ser adolescente, ni veinteañera, ni nada, esa época ya pasó, y estuvo bien, pero never again, me gusta ser treintañera.

Pero hace muy poco me di cuenta que realmente yo no lo había visto venir, pero la crisis la tengo encima, y quien dice encima dice aplastándome, atropellándome, arrasándome.

Empecé a atar cabos hace poco... de repente ahora corro, intento comer super sano (digo intento porque me atiborro a dulces), hasta hice un amago de dejar de comer carne; quiero tener la casa siempre mona y no me puedo dormir con los platos sucios en el fregadero, tengo una tremenda crisis afectiva con respecto a la amistad y encima a mi alrededor todos hablan de bebés y a mi me dan escalofríos cuando pienso en uno, aunque por otro lado estoy cuidando mis plantas como si creyera que puedo hacer que no se mueran en mi terraza, en mi terracita a la que tanto amo... son demasiadas cosas

¡QUE ESTÁ PASANDO, si yo no era así!

Pero resulta que yo no era así a los 20, a los 30 si soy así, porque cuando la crisis de los 30 me ha atropellado, me ha cambiado los hábitos, me ha centrifugado el cerebro y me ha estropeado el cuerpo, y yo, que estoy muy contenta con los logros que he conseguido hasta ahora pero nunca estoy en el punto que quiero, necesito siempre más, conseguir mas cosas, superar mas retos, ser mas feliz... por eso siempre necesito cumplir mas años y eso no me da aprensión.

Pero la crisis, lo que es la crisis, me ha pillado, y no la veo yo tan mal, porque lo de cuidarme aunque sea porque ahora engordo mas y tener la casa de punta en blanco está la mar de bien, creo que ya me he convertido en toda una señora, el resto de dramas como que se me caigan las tetas o que mis amigas no me llamen para quedar, espero que se vayan solucionando a lo largo de la década, ¿porque eso la cirugía lo arregla, no? lo de las tetas digo, lo de las amigas no se yo... ¡espero no necesitar un transplante!

Que vida tan complicada la de la treinteañera... ¡y tan bonita!

10 comentarios:

Lídia Juvanteny dijo...

Yo aún no he llegao pero creo que se avecina enseguida por que lo de la casa ya me pasa!

Adictaaloscomplementos dijo...

jajaja ayy como te entiendo, yo si sufrí la de los 30, estoy de lleno concretamente, de hecho lo conté en un post hace menos de un mes, pero bueno... poquito a poco
Como dicen los 30 son los nuevos 20!y a vivir :D

Perla Hachuel dijo...

Y qué te voy a decir yo? Este verano cumplo 40 (así, con números)... Y los 39 me trajeron a Carmela! De mis tetas ya no hablo porque no son mías, pero están de pena, con lo que han sido. Que sigo flaca, pero los kilos ya no se te reparten bien y las carnes no están tan prietas. Que me vuelvo a tatuar después de veinte años!!
Pues eso, que cada década tiene lo suyo. Mi treintena ha sido la caña, y como tu no volvería a la veintena ni de coña, jajaja!

Felices treinta chiquitina!!

rosarin dijo...

¡¡¡¡¡Dios Mio¡¡¡¡¿y a mi que crisis me va a dar cuando cumpla los 70 espero que ninguna ¡¡¡¡s lo que me faltaba¡¡¡¡ yo lo que quiero siempre es segir cumpliendo,,,,,,,,,,,,,,,,,ja ja ja ja

Lola GOMEZ GARCIA dijo...

Chica, yo no me hubiera descrito mejor...jaja, estoy a punto de cumplir los 33 y he pasado, paso por paso por todo lo que has dicho, solo espero aceptarlo pronto, y ver que no soy la única ayuda!

Francisco Riofrío dijo...

Para mi el cambio ha sido que desde que cumplí 30 me importa el dinero, no es que me obsesione o que nade en monedas como el Tío Gilito, ni me he vuelto gansta rapper, pero de repente me he visto ahorrando y pensando en inversiones. Antes, no hace tanto con poder pagar el alquiler y las juergas, el resto de asuntos económicos me la traían al pairo. Por lo demás siempre fui un poco viejo.

Melma dijo...

La treintena está bien...
Nos vuelve señoras y se nos caen las tetas, pero yo no tengo queja jajaja Aunque claro... déjame pensar! Tengo una hipoteca, dos niñas, arrugas, más kilos de los que puedo quitarme porque después de los 20 ya no se pierden igual ni tan fácil (y se cogen más rápido ¡Eso sí!) y mis amigas tampoco me llaman para quedar sino es en un parque para chillarnos un ratico mientras los peques se matan vivos... Creo que mi última conversación tranquila e interesante la tuve hace mil años!

Noooooo, yo no tengo crisis... ¿Eso qué es? jajajaja

Ánimo preciosa!! Muchos besos!

seelvana dijo...

Ayayay esta princesita cada día más en bolas!
Enhorabuena!

Andre Álvarez dijo...

jajajjaja ya me parecías simpática por instagram, que suerte meterme a tu blog! estoy en las mismas, en sept. voy por los 31 y todo igual... en vez de plantas cuido gatos, pero todo lo demás igualito, igualito jajajaj

Salvador Jimenez dijo...

Lo has clavao!! jaja yo le sumaria otra cosa de la que me he dado cuenta. Estas en la crisis de los 30 cuando las historietas que cuentas son de hace casi 10 años jaja. A mi me ha pasado varias veces ya. Pero bueno los 30 molan mucho y a mi me quedan dias para alcanzarlos.